Guías de la Academia Americana de Pediatría del abuso físico en niños

  • Los pediatras deben estar alertas por lesiones que levanten sospecha de abuso infantil y que pueden ser pasadas por alto, incluyendo cualquier daño a un niño o niña como: contusiones, lesiones orales o fracturas; lesiones en localizaciones inusuales, tales como el torso, orejas o cuello; patrón de lesiones; daños a múltiples órganos; múltiples lesiones en diferentes fases de cicatrización; y/o lesiones importantes que son inexplicables.
  • Los pediatras pueden considerar la posibilidad de trauma en niños y niñas jóvenes que presentan síntomas inespecíficos de posible trauma en la cabeza, incluyendo síntomas inexplicables como vómitos, letargo, irritabilidad, apnea o convulsiones. Se debe considerar la toma de imágenes en su primera evaluación.
  • Un examen esquelético para cualquier niño o niña menor de 2 años con lesiones sospechosas puede identificar lesiones ocultas lo cual es muy útil en la evaluación de sospechas de abuso.
  • Los pediatras son reporteros bajo mandato de sospechas de abuso y la ley exige informes a la agencia de servicio de protección infantil cuando el médico tiene una sospecha razonable de abuso. La transferencia del cuidado de los niños o niñas a otro médico u hospital no releva al pediatra de sus responsabilidades de efectuar el reporte.
  • Los pediatras deba hospitalizar a los niños o niñas con lesiones sospechosas para evaluación médica, tratamiento y/o protección.
  • La documentación cuidadosa en los registros médicos y una comunicación efectiva con médicos investigadores en protección de los niños y niñas puede mejorar los resultados de las investigaciones y proteger a los niños vulnerables.

Brown T. AAP updates guideline on child physical abuse. Medscape Medical News. WebMD Inc. April 28, 2015. Available at: http://www.medscape.com/viewarticle/843827.